Residuos Sólidos Urbanos

Residuos Sólidos Urbanos

La higiene urbana es uno de los servicios esenciales que brindan los municipios. Impacta directamente en la salud, el espacio público, el medioambiente y en las pautas culturales de la sociedad.
Gestionar un servicio de higiene urbana de un modo eficiente se ha transformado en el talón de Aquiles de los gobiernos municipales, dado que la generación de residuos ha crecido de modo exponencial en las últimas dos décadas y consume cada vez más recursos públicos.

¿Cómo estamos?
Todos los días 10 camiones compactadores y 70 operarios recogen los RSU de cada domicilio. Se  recorren 400 km y se recolectan 147.178,08 kg de residuos al día.
La basura de los hogares, del barrido y limpieza de calles, de los contenedores de vía pública y de poda y limpieza de microbasurales son dispuestos en el enterramiento sanitario. La vida útil de éstos enterramientos es de 4 a 5 años en el esquema actual.
Se ha desarrollado un programa de recolección diferenciada de vidrios, cartón, plásticos y metales. Los cuales son recuperados y comercializados en chacaritas.

Problemas a resolver
– Baja productividad y calidad en el servicio de barrido y limpieza de calles.
– Microbasurales.
– Residuos rurales, tecnológicos, especiales, patogénicos, poda y otros.
– Elevada conflictividad gremial.
– El servicio de higiene compromete más del 20% del presupuesto municipal.
– Enterramos la mayoría de los residuos que generamos.
– La recolección manual con frecuencia diaria.

¿Qué queremos?
Para el año 2030 queremos lograr:
1- Gestión integral de residuos sólidos urbanos (GIRSU)
2- Transformar los residuos en recursos a partir de la separación de los RSU. Convertir parte de sus residuos en energía, desarrollar emprendimientos de recuperación y reciclado, y promover canales de comercialización de plástico, cartón, vidrio y metales.
3- Ciudad sustentable. Reducir progresivamente los volúmenes de residuos dispuestos en el enterramiento sanitario.
4- Ciudad limpia, sin microbasurales y con plazas, veredas y calles libres de residuos.
5- Ciudad solidaria. Las personas y familias que por generaciones han subsistido de los residuos acceden a nuevas oportunidades: Nuevos empleos formales, emprendimientos productivos y reasignación de recursos hacia educación, salud e infraestructura.
6- Cambio cultural. Los vecinos adoptan compromisos de reducir, reutilizar y clasificar los residuos que generan; participan en la gestión del sistema controlando, evaluando y proponiendo; modifican sus hábitos de consumo.

¿Por dónde empezamos?
Acciones inmediatas
Dividir el actual contrato en módulos según su especialidad: barrido y limpieza de calles, recolección,  tratamiento, luminarias y semáforos.

Licitación para el servicio de recolección que contemple:
–  Regionalización de la ciudad en dos zonas (Norte y Sur).
–   Ajuste de frecuencias y ruteo según las características de cada zona.
– Incorporación de tecnología de recolección por contenedores.
– Recolección diferenciada mediante la participación de los recuperadores urbanos.

Licitación para la gestión del enterramiento sanitario:
– Separar la recolección de la gestión del enterramiento sanitario.
– Seleccionar un operador especializado en la gestión de enterramientos.

Reestructurar el servicio de barrido y limpieza de calles:
– Regionalización de la ciudad en cuatro zonas: Banda Norte, Alberdi, Centro y Suroeste.
– Evaluar distintas alternativas de prestación: Tercerizado en varias empresas, convenio con vecinales y   cooperativas de trabajo.
– Incorporación de tecnología para el barrido y limpieza de calles.
– Reconvertir el servicio de barrido y limpieza en higiene del espacio público.

Desarrollo de estudios técnicos y gestión de financiamiento:
– Mediante un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrollar las investigaciones y diseño de: Un GIRSU y un estudio de valoración energética de los RSU (VERSU).
– Desarrollar gestiones en los organismos nacionales con programas de financiamiento específicos.

Share this post